lunes, 14 de septiembre de 2015

Participación electoral por provincias





A través de un análisis estadístico multivariable y de la consideración de otras variables ideológicas, coyunturales y de liderazgos políticos, el Equipo de Investigación Social de Consultora Equis buscó determinar cuál sería un resultado fácticamente esperable de cara a las elecciones presidenciales en Octubre de 2015 (esto es, un resultado posible, no un resultado ideal).
Para esto se determinaron las correlaciones entre las cantidades de votos mesa por mesa de distintos pares de candidatos, lo que nos permite obtener una medida del grado de relación entre las figuras políticas que participaron en las PASO, y además inferir a dónde irán en las generales los votos de aquellos precandidatos que quedaron fuera de la contienda. A partir de las correlaciones existentes entre los candidatos que quedaron afuera y los que estarán en Octubre, estimamos las posibles transferencias de votos con un modelo matemático. Esta metodología tendría validez en un escenario electoral idéntico a las PASO en cantidad de electores y concurrencia por mesa, pero con 9 candidatos menos (quienes no pasaron las PASO).
Por otra parte, la correlación es sensible al clima político. Es decir que los resultados proyectados en este análisis se alcanzarían en un escenario “ideal” en el cual las condiciones políticas no se modifiquen abruptamente y se conserve el grado de relación entre las figuras.
Correlación o grado de relación entre las principales figuras
Scioli-Massa: Correlación positiva, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Es decir, compiten territorialmente por el electorado.
Scioli-Macri: Correlación negativa, es decir son antagónicos, se auto excluyen. Los vota un electorado diferente, sin embargo menos diferente en la provincia de Bs.As. (donde hay menos polarización que en el resto del país).
Las correlaciones en la provincia de Buenos Aires, entre los candidatos que no irán a las generales y los que sí irán son:
Macri-Carrio / Macri-Sáenz: Esta afinidad se da por espacio político, lo que muestra que Macri mantendrá fiel el voto de CAMBIEMOS.
El voto a Altamira aparece susceptible de varias afinidades. Si bien la más elevada es con Del Caño, también tiene afinidad con Stolbitzer e inclusive con Macri. Esto da cuenta de que en la provincia la Izquierda probablemente no contenga el total de los votos de la interna.
El voto a De la Sota en la provincia de Buenos Aires presenta afinidades con Massa, Macri, y afinidades con Scioli e inclusive R. Saá. Esto lo hace más que apetecible para la disputa entre las fuerzas, donde claramente el FpV se vería favorecido si es la única oferta peronista (para lo cual conviene que haya polarización). Por el momento, entonces, ninguna de las opciones que habrá en las generales tiene garantizado este caudal de 2,43 puntos provinciales.

La proyección de la correlación o grado de relación entre candidatos ausentes y presentes arrojó el siguiente resultado nacional y provincial:

Nacional:               Scioli 44,5%                   Macri 30,2%            Massa 16,4%
Buenos Aires:        Scioli 43,7%                   Macri 27,8%            Massa 20,4%

Techo TOTAL NACIONAL FpV 44,5%

El análisis de correlación que arrojó como resultado 44,5%, en conclusión, prevé un crecimiento magro en provincia de Bs.As. y un crecimiento más importante en el resto del país, por lo tanto, si bien es alcanzable, probablemente no pueda realizarse. Por ello pensaremos en el piso electoral, el cual calculamos a partir de los resultados del FpV en elecciones anteriores (amplitud de curva vs. promedio).

Piso TOTAL NACIONAL FpV 41,3%

Para asegurarse este resultado, de 41,3%, el FpV deberá:

  • Alcanzar resultados similares a los alcanzados en las PASO en Salta, Tucumán, Catamarca, Corrientes, Misiones, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Chubut, Neuquén, Conurbano
  • Incrementar la performance entre 1 mil y 30 mil votos en Jujuy, Formosa, Chaco, Santiago del Estero, Santa Fe, San Luis, San Juan, La Rioja, La Pampa, Río Negro.
  • Trabajar intensamente en territorios municipales de las siguientes provincias para cumplir los siguientes objetivos: alcanzar incrementos de al menos 300 mil votos en provincia de Buenos Aires, 110 mil votos en Córdoba, 55 mil en Mendoza, y 35 mil en Entre Ríos.

Conclusión:El análisis territorial realizado en este estudio evidencia que el desafío para alcanzar el objetivo electoral esperado para el FpV es concentrar esfuerzos principalmente en las provincias de Buenos Aires y Córdoba. Estas dos provincias son las que mayor trabajo territorial exigen.

En el caso de Buenos Aires esto sucede por los votos fugados hacia otra fuerza política. El massismo claramente es un obstáculo político y electoral, ya que impide la  polarización del escenario provincial, a la vez que parasita el aparato peronista y filo-kichnerista. Se espera recuperar un mínimo de 3,7 puntos provinciales en Buenos Aires. El objetivo óptimo es que el recupero de votos en la provincia impacte en 1,39 puntos nacionales.

En el caso de Córdoba la liberación de votos que deja el delasotismo y la irrelevancia que tiene el massismo para esta plaza posibilita un escenario de polarización, donde el FpV deberá, sin dudas, disputar el voto del aparato peronista local y bloquear el crecimiento territorial de su adversario. Se espera recuperar 5,7 puntos provinciales en Córdoba, que aporte al menos 0,5 puntos nacionales.